BUDA VIVIENTE CRISTO VIVIENTE THICH NHAT HANH PDF

Buda viviente, Cristo viviente. Autor: Thich Nhat Hanh. Anuncio Buda viviente, Cristo viviente. Barcelona , ps. No son tan diferentes. Los seres humanos podemos alimentarnos con los mejores valores de muchas tradiciones.

Author:Kagarn Vudohn
Country:Suriname
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):23 April 2017
Pages:396
PDF File Size:15.77 Mb
ePub File Size:16.12 Mb
ISBN:840-5-43221-917-6
Downloads:66815
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Goltigis



Autor: Thich Nhat Hanh. Editorial: Kairs. Barcelona , ps. Budismo y cristianismo. No son tan diferentes. Algunos de los budistas presentes se sorprendieron al escuchar que haba participado en la eucarista, y muchos cristianos parecan estar autnticamente horrorizados. Para m, la vida religiosa es vida. No veo razn alguna para que pasemos toda la vida probando nicamente una clase de fruta. Los seres humanos podemos alimentarnos con los mejores valores de muchas tradiciones.

Buda viviente, Cristo viviente. Thich Naht Hanh. Lo que es l. Me he dedicado a trabajar por la paz durante ms de treinta aos: combatiendo la pobreza, la ignorancia y la enfermedad; yendo al mar para rescatar a los que huan en embarcaciones; evacuando a los heridos de las zonas de combate; albergando a los refugiados; ayudando a los nios hambrientos y hurfanos; oponindome a las guerras; entrenando a voluntarios por la paz; entrenando a voluntarios por la paz y los trabajadores sociales y reconstruyendo poblaciones destruidas por las bombas.

Gracias a la prctica de la meditacin detencin, calma y bsqueda profundahe sido capaz de alimentar y proteger las fuentes de mi energa espiritual y continuar con esta obra. Dentro hay problemas. Aceptar nuestros conflictos. Si estamos a la grea con nuestros padres, familia, sociedad o con nuestra propia Iglesia, con toda probabilidad hay una guerra desencadenada en nuestro interior, por lo que el camino bsico para alcanzar la paz es regresar a nosotros mismos y crear armona entre los elementos interiores: nuestras sensaciones, percepciones y estados mentales.

Por ello es tan importante la prctica de la meditacin, de la mirada profunda. Debemos reconocer y aceptar los elementos conflictivos que estn en nuestro interior y las causas subyacentes. Samatha y Vipasana. Conocer y no dualidad. En los salmos se dice: Permanece calmo y conoce que soy Dios. Permanecer calmo significa estar en paz y concentrado. En trmino budista es samatha detencin, calma, concentracin. Conocer significa adquirir sabidura, percepcin interior y comprensin.

El trmino budista es vipasayana percepcin interior o mirar profundamente. Mirar profundamente significa observar algo o a alguien con tanta concentracin que la distincin entre el observador y lo observado desaparece. Perdidos en el tiempo. Slo existe el presente. La mayor parte del tiempo estamos perdidos en el pasado o arrastrados por futuros proyectos y preocupaciones. Cuando estamos atentos, tocando profundamente el momento presente, podemos ver y escuchar con profundidad y los frutos siempre son la comprensin, la aceptacin, el amor y el deseo de aliviar el dolor y despertar el gozo.

Meditacin en respiracin. Atencin vigilante. La primera prctica que aprend cuando era un monje novicio era inspirar y espirar conscientemente, entrar en contacto con cada respiracin mediante mi atencin vigilante, identificando la inspiracin como inspiracin y la espiracin como espiracin.

Cuando se lleva a cabo esta prctica la mente y el cuerpo se alinean, los pensamientos errabundos se detienen y se est en lo mejor de uno mismo. La atencin vigilante es la sustancia de un Buda. Nirvana no conceptual. Tener atencin a todo. En el budismo nunca hablamos del Nirvana, porque Nirvana significa la extincin de toda nocin, concepto y palabra.

Practicamos la atencin vigilante en nosotros mismos mediante la meditacin sentados, la meditacin andando, comiendo con atencin vigilante y dems. Observamos y aprendemos a conducir nuestro cuerpo, respiracin, sensaciones, estados mentales y consciencia. Prctica del presente. Entender la maravilla. Nuestro verdadero hogar est en el momento presente. El milagro no es caminar sobre las aguas. El milagro es caminar sobre la verde tierra en el momento presente.

La paz est a nuestro alrededor en el mundo y en la naturaleza--, y en nuestro interior, en nuestros cuerpos y espritus. Una vez que aprendamos a entrar en contacto con esta paz, seremos sanados y transformados. No es una cuestin de fe; es una cuestin de prctica. Puntos comunes de la religin. Conciencia de estar vivo. El cristianismo es una especie de continuacin del judasmo, al igual que el Islam. Todas las ramas pertenecen al mismo rbol.

En el cristianismo, cuando celebramos la eucarista, compartiendo el pan y el vino como el cuerpo de Dios, lo hacemos en el mismo espritu de piedad, de atencin vigilante, conscientes de que estamos vivos, disfrutando de morar en el momento presente.

Contactos con el mayor espritu. Sentado bajo el rbol del Bodhi, muchas maravillosas y santas semillas florecieron en el interior del Buda. Era humano, pero, al mismo tiempo, se convirti en una expresin del ms elevado espritu de la humanidad. Cuando estamos en contacto con el ms elevado espritu en nosotros mismos, tambin somos budas, calmados por el espritu Santo, y nos hacemos muy tolerantes, muy abiertos, muy profundos y muy comprensivos.

Thatagata y los dems. El segundo epteto de Buda es arhat, alguien merecedor de nuestro respeto y ayuda. El tercero es samyaksambuddha, alguien que est perfectamente iluminado.

El cuarto es vidyacaranasampana, alguien que est dotado de comprensin y conducta. El quinto es sugata, alguien que ha recorrido felizmente el camino.

El sexto es lokavidu, alguien que conoce bien el mundo. El sptimo es anuttarapurusadamyasarathi, el insuperable conductor de aquellos que son adiestrados y enseados. El octavo es sastadevamanusyanam, el maestro de dioses y humanos.

El noveno es buddha, el iluminado. El dcimo es bhagavat el excelso. La escuela therevada del budismo enfatiza la enseanza real del buda histrico, el Buda que vivi y muri. Ms tarde desarroll la idea del Buda viviente en el budismo de las escuelas del norte, el mahayana. Cuando Buda estaba a punto de morir, muchos de sus discpulos se sintieron acongojados porque ya no estara con ellos. As que les dio seguridad diciendo:Mi cuerpo fsico ya no seguir estando aqu, pero mi cuerpo de enseanzas, el Dharmakaya, permanecer siempre con vosotros.

Tomar refugio en el Dharma, la enseanza, a fin de crear una isla para vosotros mismos. Acto para no romper monopolio.

Su reaccin ante la corrupcin de los sacerdotes vdicos, por ejemplo, fue total. La nocin de Atman, S-mismo, que estaba en el centro de las creencias vdicas, fue la causa de muchas de las injusticias sociales de aquel tiempo: el sistema de castas, el terrible tratamiento dispensado a los intocables y la monopolizacin de las enseanzas espirituales por parte de los que disfrutaban de las mejores condiciones materiales y que apenas nada tenan que ver con la espiritualidad.

Se dio en contacto histrico. Buda no ofreci una doctrina absoluta. Su enseanza del sin s-mismo fue prestada en el contexto de su tiempo.

Era un instrumento de meditacin. Pero desde entonces, muchos budistas han quedado atrapados en la idea del sin s-mismo. Confunden el fin con los medios, la balsa con la orilla, el dedo que seala la luna con la luna. Hay algo ms importante que el sin s-mismo, y es la liberacin de las ideas tanto del s mismo como del sin s mismo. Para un budista, aferrarse a cualquier doctrina, incluso a una budista, es traicionar a Buda.

En el budismo tambin se han personificado rasgos hacia los que aspiramos, como la atencin vigilante El Buda Shakyamuni , la comprensin el Bodhisattva Manjusri y el amor El Buda Maitreya estn aqu, todava es posible entrar en contacto con la atencin vigilante, la comprensin y el amor. Se inventa en Vietnam. En Vietnam inventamos el budismo comprometido de forma que pudisemos continuar nuestra vida contemplativa mientras ayudbamos a las vctimas de la guerra.

Deben existir medios para que los monjes continen sus vidas contemplativas mientras se hallan implicados en la sociedad.

En Vietnam no tratamos de evitar el sufrimiento. Trabajamos para aliviar el sufrimiento mientras, al mismo tiempo, tratamos de mantener nuestra atencin vigilante. Se refuerza en la prctica. Para practicar no necesitamos un Sangha ni santo ni perfecto. Un Sangha imperfecto es suficiente. Podemos ayudar a crear y mejorar un Sangha al practicar con atencin vigilante, paso a paso, alentndonos unos a otros.

Hay un dicho que lo explica: Si un tigre desciende de su montaa y llega a las llanuras, ser atrapado y muerto por los humanos. Significa que si alguien que practica deja su Sangha, se le har ms difcil continuar con la prctica. Vivir bien y feliz. Cuando vivimos con un Sangha nos consideramos unos a otros como hermanos y hermanas y practicamos las Seis Concordias: compartir el espacio, compartir lo principal de la vida cada da, observar los mismos preceptos, utilizar slo palabras que contribuyan a la armona, compartir nuestras comprensiones y respetar los puntos de vista de los dems.

Una comunidad que sigue estos principios siempre vive feliz.

LINKSYS EA3500 MANUAL PDF

Buda viviente, Cristo viviente – Thich Nhat Hanh

.

AUTOBIOGRAPHY OF PARLEY P PRATT PDF

BUDA VIVIENTE, CRISTO VIVIENTE

.

NOVENA A SAN EXPEDITO PDF

Buda viviente, Cristo viviente. Autor: Thich Nhat Hanh. Editorial: Kairós.

.

FFXII BRADYGAMES PDF

Thich Nhat Hanh, Buda Viviente Cristo Viviente

.

Related Articles